Uso problemático de los medios de comunicación en internet

Uso problemático de los medios de comunicación en internet
Rate this post

Uso problemático de los medios de comunicación en internet

En octubre del 2023 se presentó en Estados Unidos una demanda sobre el multimedios meta alegando que este había utilizado formatos y programas que captan de manera adictiva la atención de los niños y adolescentes. Esto llevó a muchos científicos a plantearse la posibilidad de una “adicción a internet”.

La palabra adicción implica dependencia,  Y si bien en muchos casos vemos Esta dependencia en niños jóvenes e incluso adultos respecto de sus móviles sus aparatos electrónicos su conexión a internet, muchos profesionales en esta área prefieren no asociar la palabra “adicción” a “internet”, dado que en muchos casos la dependencia es de otra índole,  ya sea médica laboral profesional. Hoy en día muchos trabajos se desarrollan en el ámbito del internet, incluso muchas atenciones médicas se pueden también vehiculizar a través de la web. Por esto han preferido referirse a esos casos en los que el uso de internet representa un problema,  como uso problemático de los medios de comunicación en internet.

Sin embargo, y a pesar de las reticencias que han mostrado, ninguno de los profesionales consultados por el diario New York Times, puede negar que muchas personas presentan problemas de aprendizaje, psicológicos y de sueño -entre otros- derivados del consumo problemático de internet y las redes sociales. “Internet es una inyección hipodérmica gigante, y los contenidos, incluyendo redes sociales como Meta, son las drogas psicoactivas”(Greenfield)1. La analogía suena fuerte, pero seguramente muchos lectores podrán observar en sus hijos, en allegados o incluso en sí mismos, que no es más que la realidad actual. 

Dado que los adultos ya tenemos una conformación cerebral acabada, poseemos de alguna manera herramientas para poder lidiar con la tentación y la compulsión que pueden llegar a generar las redes sociales. No obstante, éste es un aspecto no presente en los niños y adolescentes lo que los vuelve mucho más vulnerables  a la incidencia de estas plataformas en su desarrollo y su desempeño.

El doctor Greenfield  sostiene que las redes sociales (y plataformas como tik Tok YouTube y otras del mismo estilo) funcionan como un refuerzo intermitente. Es decir que premian la conducta de vez en cuando. Esto sería algo así como pensar “si sigo mirando voy a ver algo genial”. 

Lee tambien: Sobre padres e hijos, las redes sociales y los niños

En el caso de los adolescentes, también hay que considerar que ellos en esa etapa son seres extremadamente sociales y plataformas como Instagram y Facebook son “la oportunidad perfecta para conectar con otras personas” (Greenfield)2. En un mundo donde las relaciones interpersonales, el aprendizaje, el trabajo, y muchas otras cosas, se desarrollan en la virtualidad, la línea que divide lo saludable de lo patológico parece  ser cada vez más sutil.Con frecuencia padres preocupados consultan sobre la supuesta adicción a internet de sus hijos. Oficialmente el término adicción a internet no existe como un diagnóstico médico,  algunos no descartan que en un futuro cercano esto sea posible. ¿Cómo podemos, entonces. saber cuándo están nuestros niños -y nosotros mismos- haciendo un uso problemático de internet?

El problema surge cuando lo que hacemos nos inhabilita en las actividades de nuestra vida diaria. Por ejemplo, en el caso de los niños más pequeños, cuando el uso de internet suple el juego simbólico, la manipulación y el desplazamiento, porque esto es esencial en el desarrollo del niño.

En el caso de los adolescentes, cuando el uso de internet acarrea bajos rendimientos escolares,y cabe agregar que en algunos estudios se ha comprobado que el uso excesivo de las redes sociales puede conducir a estados de ansiedad y de depresión en nuestros jóvenes.

Finalmente, en los adultos, el problema aparece cuando el uso de internet incide en la relación con nuestra familia, con nuestra pareja, o en nuestro trabajo. La clave está entonces en establecer límites apropiados tanto para nosotros mismos como para nuestros hijos. 

Quizás te interese: Sobre las redes sociales y su incidencia en la salud

El tiempo que dejamos en Internet – siempre que  estemos hablando de tiempo libre y ocio- es tiempo que estamos quitando a nuestros hijos, a nuestra pareja, a nuestros padres y a nuestros amigos.

La tendencia a “seguir deslizando”, pese a la superficialidad que implica, parece que ha llegado para quedarse. Lo que cuenta es que, más allá de lo que las plataformas nos ofrezcan, Tenemos que ser capaces de crear redes sociales reales, sólidas y duraderas.




Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)
  1. New York Times
  2. Op.Cit.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad