Sobre la depresión postparto

Sobre la depresión postparto
Rate this post

Sobre la depresión postparto

Un nuevo bebé llegó, ya está en casa, la familia se agrandó, los horarios se alteran, el cuerpo cambia, las necesidades personales y las del bebé forman un mix que comienza a fusionarse. El sueño, cuando se puede dormir, es cada vez más liviano. Cuesta descansar,  cuesta pensar en una misma, para muchas mujeres todo cuesta mucho más. 

El puerperio es una etapa en la que la mujer parece que solo puede ser mamá.  Claro que la llegada del nuevo bebé es pura felicidad. Sin embargo, de pronto y sin tener clara la causa, el llanto comienza, a veces al despertar, a veces antes de dormir, otras veces quizás de madrugada mientras se acuna al bebé que se acaba de despertar. 

Entonces esa mamá ¿está deprimida?. Antes que nada vamos a mencionar que lo que antes se conocía como depresión postparto hoy se conoce como trastornos perinatales del estado de ánimo. Pareciera, entonces, que sin motivo alguno ella comienza a llorar. Se siente cansada, se está amoldando a los nuevos requerimientos de su situación. Se siente dolorida, su cuerpo se está adaptando no sólo a tener el bebé ya no más dentro de ella, sino también a los procesos internos que tanto el amamantamiento como el reciente parto generan. La mente de la reciente mamá trabaja permanentemente en dar respuestas a su bebé, en conectar afectivamente con él, pero sin desconectarse de su familia, de su casa, de su trabajo y de todo lo que ya traía como parte de su entorno. 

No necesariamente tiene que ser una mamá primeriza, hay madres que ya han tenido otros hijos y sin embargo caen en esta especie de desorden anímico del que ellas notan que no pueden salir sin ayuda. Por lo general muchas mamás suelen tener ideas disruptivas, fuertes, invasivas; respecto de la situación y la salud del niño. Analizan la casa, la cuna, el cuarto, el sector en donde estén, previendo los riesgos que estos lugares tengan para el bebé. Algunas pueden pensar, por ejemplo, ¿qué podría pasar si el bebé se asfixia en la noche?, o si de golpe alguien se lo robara

Este tipo de ideas, que suelen surgir espontáneamente en la mente de algunas de las recientes mamás, surgen a raíz de un temor que se arraiga tanto en la vulnerabilidad de la madre como en la del bebé. Son momentos muy emocionales en los cuales todo se vive intensamente. Por lo general este tipo de sentimientos y de ideas persisten las primeras semanas después del parto, y luego van disminuyendo entrando en remisión conforme avanza la seguridad de la mamá en la construcción del vínculo con su bebé. Empero, puede pasar que la nueva mamá no logre controlar estas emociones, no logre racionalizar sus ideas y todas estas sensaciones en lugar de ir decreciendo aumentan en frecuencia en duración y en intensidad, y dado el alto contenido ansiógeno de estas ideaciones, es necesario que, en estos casos, estas mamás busquen la ayuda profesional adecuada.

Sucede que el miedo irracional a que, por ejemplo, el niño se dé vuelta o se asfixie, o a que golpee su cabeza contra los barrotes de la cuna perdiendo la vida; genera en la madre un nivel de ansiedad tal que puede provocar, entre otras cosas, estrés, trastornos de sueño, de alimentación, y esto, por supuesto, al tomar a su hijo en brazos, al alimentarlo, va a transmitírsele al bebé. Sin mencionar que su familia, es decir, su pareja y si tiene otros hijos, también serán alcanzados por este tipo de problemáticas.

Los síntomas de una mamá con trastorno perinatal del estado de ánimo pueden variar pero por lo general vamos a encontrar que se sienten incapaces de conectar con su bebé, algunas aseguran que su bebé no las quiere; suelen tener muchos problemas para dormir porque su mente piensa demasiado. O bien, por el contrario, duermen más de la cuenta. Pueden tener también trastornos de alimentación, ya sea por exceso o déficit. Pueden desarrollar fuertes sentimientos de enojo o de ira con su entorno e incluso con su bebé. En algunos casos, la mujer, puede sentir que su vida como mujer ha terminado y que solo puede ser mamá. 

Hemos mencionado anteriormente en otros escritos que una de las funciones maternas que postula Winnicott como fundamental para el desarrollo del niño es la de sostén. Y habíamos remarcado, que esta función no se trata solamente de cargar al niño en los brazos, sino de proporcionar al niño –en esa situación de cargarlo en brazos– la seguridad física y emocional que necesita. El sostén que postula este autor es mucho más que simplemente cargar en brazos al bebé. Por esto, y siguiendo esta línea de pensamiento, podemos asumir que una mamá que no está en un estado anímico adecuado no puede proporcionar al bebé ese sostén que necesita para un desarrollo saludable.  Por lo tanto, es muy importante que la mamá y el papá del nuevo bebé se encuentren ambos en estados óptimos tanto psicoafectivo como físico, para poder dar la contención que el recién llegado requiere para su crecimiento. 

Para lograrlo es necesario que se realicen conductas de autocuidado que permitan a la mamá un reencuentro con ella misma. Cuando hablamos de conductas de autocuidado nos referimos, por ejemplo: a un buen baño, relajante y reparador, una siesta, arreglarse, pasear, hacer ejercicio, comer bien, y es muy importante también crear momentos para la pareja,  y para los otros hijos que pudiera haber, aparte del recién nacido.

Estas cosas que son tan simples y que son cotidianas para muchas mamás, para otras se vuelven prácticamente imposibles, por eso insistimos en que toda mamá que perciba esta imposibilidad de autocuidarse y estos sentimientos constantes de abatimiento y agotamiento, debe buscar ayuda no solo por y para ella, sino también porque al ayudarse ella misma ayuda a su bebé, y por supuesto a su familia.

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

FUENTE

Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descubre más desde Afectos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad