Reflexiones: Galletitas – Jorge Bucay

Reflexiones: Galletitas – Jorge Bucay
5/5 - (1 voto)

Galletitas

de Jorge Bucay

Cuando aquella tarde llegó a la vieja estación le informaron que el tren en que ella viajaría se retrasaría aproximadamente una hora. La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista,  un paquete de galletitas y una botella de agua para pasar el tiempo. Buscó un banco en el andén central y se sentó preparada para la espera.

Galletitas reflexion de Jorge Bucay
Galletitas reflexion de Jorge Bucay

Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario. Imprevistamente, la señora observó cómo aquel muchacho, sin decir una sola palabra, estiraba la mano, agarraba el paquete de galletitas, lo abría y comenzaba a comerlas, una a una, despreocupadamente.

La mujer se molestó por esto, no quería ser grosera, pero tampoco dejar pasar aquella situación o hacer de cuenta que nada había pasado; así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete y sacó una galletita, la exhibió frente al joven y se la comió mirándolo fijamente a los ojos.

Como respuesta, el joven tomó otra galleta y mirándola  la puso en su boca y sonrío.

La señora ya enojada, tomó una nueva galletita y, con ostensibles señales de fastidio, volvió a comer otra, manteniendo de nuevo la mirada en el muchacho.

El diálogo de miradas y sonrisas continúo entre galletita y galletita. La señora cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente.

Finalmente, la señora se dió cuenta de que en el paquete sólo quedaba la última galleta. “No podrá ser tan caradura”, pensó mientras miraba alternativamente al joven y al paquete de galletas.

Con calma el joven alargó la mano, tomo la última galletita, y con mucha suavidad, la partió exactamente por la mitad.

Así, con un gesto amoroso, ofreció la mitad de la última galletita a su compañera de banco.

“¡Gracias!” – dijo la mujer tomando con rudeza aquella mitad. – “De nada” – contestó el joven sonriendo suavemente mientras comía su mitad.

Entonces el tren anunció su partida… La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón.

Al arrancar, desde la ventanilla de su asiento vió al muchacho todavía sentado en el andén y pensó:  ” ¡Qué insolente, qué mal educado, qué será de nuestro mundo!”.

Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el disgusto que aquella situación le había provocado. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó totalmente sorprendida  cuando encontró, dentro de su cartera, su paquete de galletitas intacto.

Lee también: El vuelo de los gansos

Reflexiones sobre el cuento Galletitas de Jorge Bucay

Galletitas pone de manifiesto de una manera simple, la tendencia del ser humano de emitir juicios precipitados ya sea acerca de una persona, una situación determinada o una cosa. La mayor parte del tiempo somos reactivos y solo las personas que se han trabajado a si mismos y ejercitan la paciencia, la observación, la prudencia entre otras cosas, no se dejarán llevar por primeras impresiones, ni mucho menos sesgan la información que les llega para ajustarla a su propio sistema de creencias..

Tal vez traes al presente improntas derivadas de experiencias dolorosas que te dejaron marcado de alguna forma y te convierten en una persona vulnerable, sensible y a la defensiva. O tu sistema de creencias es demasiado rígido y tu falta de flexibilidad te lleva a enjuiciar y criticar duramente todo en realidad, incluso a ti mismo.

Y galletitas de Jorge Bucay pone sobre el tapete de una manera sencilla y llana que lo que parece no es, y lo que es no lo parece. Y esto aplica a todo en realidad, no solo cuando enjuiciamos a una persona por su aspecto, por su condición social, o una situación o cualquiera otra cosa. Emitir juicios es fácil y hasta puedes encontrar gratificación instantánea en ello. Pero con ello, no beneficias a nadie, ni siquiera a ti.

Aprende a escuchar lo que te dicen pero también lo que no te dicen. Contrasta la información. No des las cosas por hechas o por sentado. Dialoga desde la asertividad. Evita en caer en roles de agresividad o en choques de egos solo para medir tus fuerzas con el otro y quedar por encima. Comparte con amor, si estás en la tesitura de hacerlo. Recibe con gratitud si necesitas hacerlo.




Visita también:

El saco de plumas

Cuando se hace daño con la palabra hablada, no se tiene idea de la profunda huella que ello puede dejar tras de sí… ¿Qué hacer entonces?

Dejemos el mundo mejor de como lo encontramos

Una historia que te llenará de emoción leerla. No te dejará indiferente.

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Galletitas reflexion de Jorge Bucay
Galletitas reflexion de Jorge Bucay
Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descubre más desde Afectos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad