Dejemos el mundo mejor de como lo encontramos

Dejemos el mundo mejor de como lo encontramos

Dejemos el mundo mejor de como lo encontramos

EL PINTOR DE BARCOS

Se le pidió a un hombre que pintara un bote. Trajo su pintura y pinceles y comenzó a pintar el barco de un rojo brillante, como le pidió el dueño. Mientras pintaba, notó un pequeño agujero en el casco, y lo reparó tranquilamente.

Cuando terminó de pintar, recibió su dinero y se fue. Al día siguiente, el dueño del barco acudió al pintor y le presentó un cheque, mucho más alto que el pago por la pintura. El pintor se sorprendió y dijo:

– Ya me ha pagado por pintar el barco, señor!

– Pero esto no es por el trabajo de pintura. Es por reparar el agujero en el barco.

– ¡Ah!… Pero fue un servicio tan pequeño… ciertamente no vale la pena pagar una cantidad tan alta por algo tan insignificante.

– Mi querido amigo, no lo entiendes. Déjame decirte lo que pasó: Cuando te pedí que pintaras el barco, olvidé mencionar el agujero. Cuando el barco se secó, mis hijos tomaron el barco y se fueron a pescar. No sabían que había un agujero. Yo no estaba en casa en ese momento. Cuando regresé y noté que habían tomado el barco, estaba desesperado porque recordé que el barco tenía un agujero. Imagina mi alivio y alegría cuando los vi regresar de la pesca. Entonces, examiné el bote y descubrí que habías reparado el agujero! ¿Ves, ahora, lo que hiciste? ¡Salvaste la vida de mis hijos! No tengo suficiente dinero para pagar tu “pequeña” buena acción”.

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad