Apolo y Dafne

Apolo y Dafne
Spread the love

Apolo y Dafne

En una de las versiones del mito griego, Dafne era la hija del dios del río Peneo, y se la conoce como una de esas jóvenes cazadoras independientes que se resistieron al matrimonio y al amor, y que a menudo encontramos en los relatos mitológicos. Sin embargo, rara vez se nos cuenta por qué.

Resulta que Apolo quería matar a Pitón, una serpiente de tierra hija de Gea que vivía en una cueva. El dios hábil con las flechas terminó con el monstruo luego de llenarlo de dardos que fueron letales. 

Después de matar a Pitón, Apolo encuentra al dios Eros ocupado en la construcción de su arco. Al verlo tan joven, y estimulado por su reciente hazaña, Apolo se burló de Cupido diciendo que el arco y flecha era más propio de un hombre con el poderío que él esgrimía, sus hombros grandes y sus brazos fuertes eran los únicos capaces de tener éxito en el empleo de esa arma. Cupido estaba molesto. Apolo le sugirió que, dada su juventud y su contextura afeminada, con un arma de ese estilo solo podría arrojar flechas enamoradizas que de nada servían.. 

En respuesta, Cupido ya furioso, ensartó a Apolo con una flecha de oro, que infunde el sentimiento amoroso. El dios conoció en carne propia lo que esas “flechas enamoradizas” podían hacer. Enseguida quedó perdidamente enamorado de Dafne, una ninfa a la que poco después Cupido flechó con una flecha plomo, que infunde odio al amor y rechazo a toda muestra de afecto. 

Enamorado locamente de la joven, el dios la seguía incesantemente, hasta que ella nota que Apolo está a punto de alcanzarla, entonces invoca la ayuda de su padre. Ante los ojos incrédulos y desesperados de Apolo, la ninfa se convierte poco a poco en un árbol de laurel. Apolo, intenta agarrarla, salvarla, pero deshecho contempla como su amada adopta la forma de un tronco de árbol y sus manos y cabellos se vuelven hojas de laurel. 

Desolado y con la intención de mantenerse cerca de ella, el dios consagra a sí mismo al laurel. Y entonces adorna su lira, sus cabellos y su aljaba con ramas y hojas de laurel.

¿Te ha gustado? Recibe las notificaciones directamente en tu email o en tu móvil:

Suscríbete a las Novedades del Blog

Recíbelas gratis en tu email

Y también en Facebook


Deja un comentario


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: