Todos somos importantes

Todos somos importantes
Rate this post

Todos somos importantes

Pasa con frecuencia principalmente cuando somos más jóvenes adolescentes en medio de todas nuestras inseguridades y dudas miedos,  nosotros nos sentimos poco importantes para el resto. 

A muchos nos ha pasado en la escuela en la facultad tener que entregar trabajos prácticos grupales y que alguien del grupo o nosotros mismos no realiza su parte del trabajo. Esto puede llevar por un lado a que esa persona no aprenda no recoja el conocimiento que ese trabajo proporciona,  puede acarrear también que al no hacer su parte el resto del grupo resulta perjudicado,  o puede pasar también que el grupo cubra esa falta y no diga nada,  Haciendo de cuenta que nada pasó. 

Por lo general, siempre que uno no cumple su tarea hay consecuencias, la mayoría de las veces uno tiene que hacerse cargo de las consecuencias y afrontarlas, en otras ocasiones como en el último caso que mencionamos, todos actuaron como si no hubiera pasado nada, pero lo cierto es que cuando uno no realiza su tarea, no hace su parte, se nota.

Vamos a dejar un pequeño cuentito que ilustra de una manera clara y explícita cuán importante es que cada una de las partes funcione correctamente para que el trabajo resulte como debe ser.

La “E” ausente

Aunqu? ?sta máquina d? ?scribir ?s un mod?lo muy vi?jo, trabaja muy bi?n, a ?xc?pción d? una t?cla.

Podría p?nsars? qu? con todas las d?más funcionando muy bi?n no s? notaría una t?cla qu? fallara, p?ro una t?cla qu? falla arruina todo ?l ?sfu?rzo.

Tu podrías d?cirt?: bu?no, solo soy un jov?n, nadi? notará qu? yo no m? ?sfu?rzo.

P?ro si s? nota la dif?r?ncia, porqu? basta una sola p?rsona qu? no asuma su pap?l para qu? la cosa no vaya a d?lant?
D? modo qu? la próxima v?z qu? pi?ns?s qu? no ?r?s important?, acu?rdat? d? ?sta vi?ja máquina d? ?scribir y vu?lv? a d?cirt? a ti mismo: ¡soy una p?rsona clav? con la qu? cu?nta mucha g?nt? para qu? pu?dan r?alizars? un montón d? proy?ctos!

Aún si estamos leyendo y podemos comprender lo que se dice nos damos cuenta que cuando una letra no funciona se nota. En una sociedad donde todos somos “parte de”, estamos llamados a cumplir determinados roles. Estos roles que nos toca asumir en diferentes situaciones (ser padres, hijos, docentes, alumnos, empleados, jefes, etc.), requieren de ciertas responsabilidades, las cuales si no cumplimos, se nota.

Formamos parte de diferentes grupos en los cuales tenemos  determinadas tareas,  con frecuencia llegamos a pensar que si no lo hacemos alguien más lo puede hacer, o bien que si no lo hacemos nadie lo notará. Lo cierto es que si la “e” no cumple su tarea de aparecer en un escrito, el escrito cambia; además, se va a requerir de más esfuerzo para que el escrito pueda ser comprendido, y finalmente, la visualización no es la misma y aún si al leerlo uno puede darle sentido, un escrito con la “e” no es lo mismo que un escrito sin la “e”. 

Como vemos aquí el signo de interrogación no cumple la función de la “e”, está en su lugar, la reemplaza, la sustituye en su tarea, pero no es una “e”. Nuestra tarea es nuestra y si otro la hace, quizás se pueda llegar a decir que la tarea ha sido cumplida, pero no será lo mismo que si lo hubiéramos hecho nosotros. 

Muchas veces llegamos a sentir, ya sea por nuestras propias inseguridades o por las que el entorno nos proporciona, que somos una gota de agua en el océano, uno más. Un ser sin importancia, incluso, casi invisible. Tal como la “e”, en medio de todas las demás letras y signos que tienen las teclas de la máquina de escribir. Y sin embargo, así como la letra tiene un nombre, un lugar, una función, una forma, y es única, nosotros también lo somos.

Por acción u omisión, por estar o no estar, por decir o callar, nuestro paso siempre deja huellas, aún cuando nosotros ni siquiera nos enteramos de ellas, nuestras huellas siempre van a poder ser percibidas por nuestro entorno.

Por lo tanto no olvidemos cuál es nuestra misión en esta vida,  y llevémosla a cabo de la mejor manera posible. Si aún no conocemos nuestra misión,  entonces busquémosla,  pero hagámoslo siempre de la mejor manera posible, es decir, a sabiendas de que todos somos importantes, por eso nuestra presencia se nota y nuestra ausencia también.

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descubre más desde Afectos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad