Poesías de amor: Un día duro

Poesías de amor: Un día duro
Rate this post

Un día duro

Estoy agotado.
Mentalmente agotado.
Me hacen falta
esas manos tuyas
que hacen magia conmigo.

Pero a estas horas,
ya debes estar dormida.
No quiero despertarte,
sin embargo, al acostarme
te volteas y te aferras a mi.

Tu rostro pegado a mi pecho,
se mueve suavemente.
Tus uñas suavemente
recorren mi espalda
estremeciéndome.
Tus labios besan
el centro de mi pecho.
Y tus manos suben a mi cuello,
mi nuca, mi cabeza, mis sienes.
Dios…
¿Acaso leíste mi mente?

El calor de tus manos me adormece.
Tu boca sigue besando mi pecho,
sube a mi hombro,
mi cuello, mis mejillas.
La comisura de mis labios.

Me pides que cierre los ojos.
Besas mis labios con delicadeza
y me das las buenas noches.

En el silencio de la alcoba
bañados con la luz de la luna
mi cansancio va desapareciendo
y, envuelto en tus brazos,
caigo en un profundo sueño

Definitivamente tú sabías
lo que yo estaba necesitando




Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad