Historia del cambista y su bolsa de dinero

Historia del cambista y su bolsa de dinero
Rate this post

Historia del cambista y su bolsa de dinero

Se cuenta que un cambista llevaba una bolsa llena de oro. Pasó al lado de un grupo de ladrones y uno de los pícaros exclamó: 

– Yo soy capaz de robarle la bolsa. – Sus colegas le preguntaron: 

– ¿Cómo lo harás?

– Mirad – replicó. Le siguió hasta su casa. El cambista entró y arrojó la bolsa encima de una mesa. Como tenía ganas de evacuar una necesidad entró en el retrete para satisfacerla y llamó a su esclava diciendo: 

– ¡Tráeme el aguamanil! – La esclava tomó el aguamanil y le siguió al retrete, dejando la puerta abierta. El ladrón entró, cogió la bolsa y se marchó a reunirse con sus compañeros a los que explicó lo ocurrido con él cambista. Le replicaron: 

– ¡Por Dios! ¡Has dado un buen golpe! No todos podrían hacerlo. Pero ahora debe haber salido el cambista del retrete y al no encontrar la bolsa habrá empezado a pegar y a infligir un castigo doloroso a la esclava. Es como si hubieses hecho algo que no merezca reconocimiento. Si eres un verdadero pícaro sabrás librar a la esclava de los golpes y del castigo – Les replicó: 

– Si Dios (¡ensalzado sea!) lo quiere libraré a la esclava y me quedaré con la bolsa. – El ladrón regresó a la casa del cambista y llegó cuando estaba castigando a la esclava por la desaparición de la bolsa. Llamó a la puerta y aquél preguntó: 

– ¿Quién hay?

–  Soy el criado de tu vecino en la alcaicería. – Le abrió y le preguntó: 

– ¿Qué te pasa?

– Mi señor te saluda y te dice: “¿Es que has perdido la razón? ¿Cómo dejas una bolsa como ésta en la puerta de la tienda marchándote y dejándola abandonada? Si la hubiese encontrado un extraño la hubiese cogido y se la hubiese llevado”. Si mi dueño no la hubiese visto y guardado la habrías perdido. – A continuación sacó la bolsa y se la mostró. El cambista, al verla, dijo: 

– ¡Ésta es mi misma bolsa! – , y extendió la mano para cogerla. Pero el ladrón le dijo: 

– No te la entregaré hasta que hayas escrito un recibo para mi señor en que hagas constar que has recibido la bolsa por mediación mía, pues yo temo que él no me dé crédito cuando le diga que te la he entregado. Te la daré en seguida que hayas escrito y puesto tu sello en el recibo. 

El cambista entró a escribir el recibo de la bolsa de acuerdo con lo que le había dicho y entretanto el ladrón se marchó con el dinero dejando libre a la esclava de todo castigo.

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descubre más desde Afectos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad