El mito de Géminis

El mito de Géminis

El mito de Géminis

La reina Leda estaba casada con el rey de Esparta, el rey Tíndaro. Ella era una hermosa mujer que captó la atención de Zeus. Una noche, mientras la reina paseaba por la orilla del río Eurotas, Zeus bajó del Olimpo y para poder acercarse a ella sin ser rechazado se transformó en un bello cisne. 

Fingiendo ser atacado por un águila para que ella le protegiera hacia su regazo, el cisne Zeus corrió hacia la mujer y se unió a ella poseyéndola. Leda quedó prendada del hermoso animal y, pasado el susto inicial, se puso a jugar con él. Se dice que Zeus tuvo con Leda tan sólo media noche de amor, porque luego ella regresó con su esposo durante la otra mitad de la noche y tuvo relaciones con el rey, quedando embarazada también de su marido. De esas uniones, nacieron cuatro hijos, dos pares de gemelos, pero curiosamente fueron dos hijos mortales hijos de Tíndaro (Cástor y Clitemnestra) y dos hijos inmortales, por ser hijos de Zeus (Pólux y Helena)

Aunque los gemelos Cástor y Pólux eran diametralmente distintos y hasta opuestos, los unía sin embargo un profundo amor y permanecieron el uno junto al otro todo el tiempo, haciéndolo todo siempre juntos. Cástor y Pólux formaron un vínculo inseparable y se les conoció como los “dioscuros” (hijos de Zeus).

Cástor era famoso como soldado y domador de caballos mientras que Pólux era un boxeador y guerrero excelente. O sea, uno más tranquilo y el otro más peleador. Pero ambos eran fuertes, atrevidos, audaces, y pronto fueron el orgullo de toda Esparta gracias a sus hazañas y aventuras.

En una de sus aventuras, los gemelos raptaron a las hijas de Leucipo, Hilaira y Febe, y se casaron con ellas. Por esto, Idas y Linceo, también hermanos gemelos, sobrinos de Leucipo y pretendientes de las muchachas terminaron siendo sus más férreos rivales. Idas, en la pelea, asesinó a Cástor con una lanza, a lo que Pólux respondió matando a Linceo. Zeus por su parte intervino furioso y mató a Idas por haber asesinado a Cástor

Pero la pena de Pólux por la muerte de su hermano era tan grande que imploró a su padre Zeus que le devolviera la vida o él mismo rechazaba su inmortalidad si no podía compartirla con su hermano Cástor. Entonces, para que estuvieran juntos Zeus, conmovido, decidió colocarlos en el cielo, formando la constelación de Géminis. También le concedió a Pólux compartir su inmortalidad con Cástor de una manera muy particular: durante la primera mitad del año ambos descenderían al Hades, entre los muertos, y durante la segunda mitad regresarían a la vida, formando parte del firmamento, del Olimpo celestial, y así estarán juntos por toda la eternidad.

Los gemelos simbolizan de esta manera una experiencia cíclica de opuestos, ya que cuando son mortales, deben probar la muerte y la oscuridad, pero cuando son divinos, obtienen la luz y los placeres de los dioses. Esta es la dualidad nativa del signo Géminis: luz y oscuridad, material y espiritual.

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *