El mito de Aries

<strong>El mito de Aries</strong>
Rate this post

El mito de Aries

Atamante, era el Rey de Coronea, se casó con Néfele (Nube) una diosa hecha de nubes, con quien tuvo dos hijos: un niño a quien llamó Frixo y una niña, Hele. Tiempo después Atamante, inició una relación con Ino, hija de Cadmo, con quien también tuvo hijos a Learco y a Melicertes. Néfele, sospechando la infidelidad de su esposo, se retiró del palacio agraviada. 

Desde entonces Atamante reinó con Ino. Pero durante su reinado se extendió la esterilidad en los campos, y se creía que era debido a la rivalidad de las esposas. Y no era para menos. Para asegurar los derechos sucesorios para sus vástagos, Ino proyectó eliminar a los hijos del primer matrimonio, para lo que convenció a las mujeres del país para que tostaran el grano destinado a la siembra del trigo, diciéndoles que así crecería más, por lo que nada brotó cuando los hombres lo sembraron. Así, arruinada la cosecha de maíz y  rey Atamante, en vistas de esta catástrofe y sin sospechar el plan de Ino, envió mensajeros al Oráculo de Delfos para lograr hacer las paces con los dioses. 

Ino consiguió convencer de nuevo a las mujeres de que el trigo no había crecido porque los dioses no estaban contentos, y luego sobornó al emisario que regresaba de Delfos y traía la respuesta del oráculo. Éste le dijo a su marido de que para acabar con la carestía se debía sacrificar a Frixo.

Si era el deseo de los dioses que sacrifique al príncipe Frixo en un ritual,  Atamante, dolido y desesperado, accedería. Néfele, luego de enterarse que el rey se negó a salvar a sus hijos, decidió protegerlos asignándoles un guardián: un Carnero cuya lana era dorada y que había sido presentado ante ella por Hermes.

El carnero, devoto de la reina Néfele y sus hijos, monta a los herederos en su espalda y comienza a viajar por los cielos lejos de las garras de Ino. Lamentablemente, sobrevolando un manto de agua, Hele resbala y cae al agua, donde muere. El lugar fue conocido antiguamente como Helesponto en honor a ella, actualmente Estrecho de los Dardanelos ubicado entre Europa y Asia.

Frixo, por el contrario, llega a refugiarse en las costas al este del Mar Negro, y en señal de agradecimiento, sacrifica al carnero en honor a Zeus y Zeus inmortaliza al carnero por su coraje ordenando las estrellas en la constelación de Aries. La primer constelación del zodíaco.

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad