El día de los enamorados

El día de los enamorados
Rate this post

El día de los enamorados

Hoy quería escribir sobre el Día de los enamorados. Quizás algunos piensen que es un texto tardío o atrasado, pero lo cierto es que el texto sale en el momento indicado. 

Aquí, en Argentina, el mes del amor es febrero, pero en septiembre también suele hablarse del florecimiento del amor y del romance.  Por lo tanto podemos decir que tenemos en el año doce meses y dos de ellos son los meses del amor. ¿Qué pasa entonces con el resto? ¿No hay amor en los otros meses? ¿No se casa la gente en los otros meses? ¿No se enamora nadie en los otros meses?

Si bien San Valentín es una fiesta conocida internacionalmente para celebrar el día del amor y la amistad, no deja de ser una propuesta del mercado. Si tenemos que celebrar el amor, hemos de hacerlo día a día. No creo que aquí haya algún lector que se sienta feliz recibiendo un obsequio en San Valentín, cuando el resto de los días del año se ha sentido solo, ignorado, traicionado o incluso no amado.

A lo que apuntan estas líneas es a no dejar que todo pase solo el 14 de febrero. De hecho, hoy es un buen día para pensar en esas cosas que nos enamoraron, en todos los gestos agradables que recibimos a diario, en las personas que nos rodean. Padres, hermanos, hijos, pareja, amigos, todos los tipos de amor pueden celebrarse hoy con un mensaje, con mate, con un caramelo.

La celebración de San Valentín ha ganado muchos adeptos y detractores, este humilde servidor se ubica en el segundo grupo no por estar en contra del amor, al contrario,  porque creo firmemente que el amor se celebra todo los días. Todos los días tenemos que buscar la forma de volver a enamorarnos de esa persona. Volver a elegirla por esas cosas que, si bien no podemos mencionar porque no logramos identificar qué es en realidad,  pero sabemos que sólo las encontramos en esa persona. Como dice la canción:

El que tenga un amor, que lo cuide, que lo cuide” “

Ahora bien, habrá quien piense que el amor verdadero no existe, habrá quienes no crean en el amor, por experiencias vividas que conducen a esa conclusión. A estas personas les propongo no buscar el amor en el afuera, sino en uno mismo. Cuando decimos que creemos en el amor,  que existe el amor verdadero puro, no nos referimos solamente al amor hacia el otro, hacia los demás o de los demás hacia nosotros. Si bien el amor se construye desde niños en el trato con el otro, el amor propio es el más importante y es el que nos va a permitir poder amar a los demás.

Cuando escucho a alguien decir “yo no creo en el amor”, lo primero que surge en mi mente es una pregunta ¿esta persona se ama?  Entonces el primer amor que tenemos que cultivar es el amor hacia nosotros mismos, conocernos, respetarnos, valorarnos, aprender de nuestros errores, modificarlos, crecer, conocer nuestras fortalezas y nuestras debilidades,  y amarnos tal y como somos. 

 Cuando logramos establecer “esta relación amorosa” con uno mismo, vamos a descubrir que es menos probable que caigamos en relaciones poco saludables. También vamos a notar que si bien una ruptura amorosa puede dolernos, salir adelante nos va a resultar más sencillo.

Amarnos a nosotros mismos nos va a permitir encontrar a la persona ideal, es decir a la persona adecuada para nosotros. Esto sucede porque siempre vamos a priorizar nuestro bienestar y vamos a elegir en función de lo que queremos para nosotros. Vamos a identificar las cosas que nos incomoda nos molestan nos duelen y vamos a poder tomar la decisión adecuada en el momento justo. A veces no es fácil cultivar el amor propio,  principalmente cuando crecemos en un entorno que no lo favorece. No obstante, es personal la decisión de trabajar en ello, por nuestra cuenta o con un apoyo terapéutico profesional.

 Un amor tan importante como el amor propio, tan vital para nuestro bienestar,  también es digno de celebrarse. Si vamos a pasar un buen rato en San Valentín,  Sería bueno que no nos quedemos solo con esa fecha. Cualquier situación es buena y puede funcionar como excusa para celebrar el amor en cualquiera de sus formas. Lo importante es no dejarnos arrastrar por el consumismo y las modas que se nos van imponiendo,  perdiendo de vista lo que realmente importa y lo que realmente vale.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad