El águila y el cuervo – Reflexión

El águila y el cuervo – Reflexión
Rate this post

El águila y el cuervo

La Naturaleza es sabia. Y siempre nos está enseñando aquellas cosas que pueden cambiar nuestra calidad de vida. 

El águila es una de las aves más poderosas, y el único pájaro qué se atreve con ella es el cuervo. Uno podría pensar que el cuervo es entonces más poderoso, atreverse a picotear un águila no es poca cosa. Se sienta sobre su espalda y muerde su cuello.

Sin embargo, el águila no responde. No lucha con el cuervo ni gasta tiempo ni energía en él. Ella solo se concentra en su vuelo. Simplemente abre sus alas y comienza a elevarse más alto en los cielos.

Cuánto más alto es el vuelo, más en su entorno está el águila, pero el cuervo, que no acostumbra llegar tan alto, al principio se siente maravillado por esa vista tan ajena para él. Se siente poderoso, montando un águila, sin embargo, poco a poco comienza a notar que cuanto más se eleva el águila, más difícil es para el cuervo respirar. 

Finalmente, el cuervo cae al suelo por falta de oxígeno y el águila sigue en su majestuoso vuelo.

En la vida vamos a encontrar muchos cuervos que quieran picotearnos montados en nuestro esfuerzo, en nuestros logros y en todo eso que ellos no poseen. Tendremos que aprender, entonces, a ser águilas.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad