¿Cómo liberarse del veneno, del miedo, la envidia, la ira y el odio?

¿Cómo liberarse del veneno, del miedo, la envidia, la ira y el odio?
Rate this post

Nuestra mente es nuestra mejor aliada.

Con frecuencia solemos escuchar acerca de autosabotearnos.  cuando hablamos de autosabotaje nos referimos a esas veces en que nosotros mismos nos Jugamos en contra.  nos convertimos en nuestros peores enemigos. Este tipo de cosas suelen pasar cuando tenemos ciertas situaciones no resueltas a nivel psíquico que de alguna manera se manifiestan en nuestras actitudes en nuestras conductas y en nuestras decisiones.  El ejemplo más común de este tipo de problemáticas es cuando elegimos repetidamente a esa persona que nos va a lastimar y por lo general siempre nos lastiman de la misma manera. 

Son patrones que solemos repetir precisamente porque desconocemos su existencia. Cuando tomamos conocimiento de nuestros propios patrones, de nuestras propias falencias. Cuando somos capaces de comprender por qué fallamos en tal o cual cosa,  entonces podemos encaminar nuestra vida de una manera más asertiva y saludable.

A continuación les traemos un breve relato que nos va a poner a pensar respecto de algunas emociones que a veces cargamos con nosotros y de las que nos cuesta mucho desengancharnos.

El Veneno Emocional

Invadido por las peores emociones un hombre decide visitar a un sabio para poder comprender y encontrar la forma de liberarse de todas esas sensaciones que tanto lo estaban corrompiendo por dentro. 

El sabio estaba sentado con sus ojos cerrados,  el hombre se acercó se sentó frente a él sin decir una palabra. Ni siquiera sabía por dónde comenzar. Tenía tantas cosas dentro, que sabía que si decía algo podría ser catastrófico. Entonces el sabio solo dijo “Pregunta” con una voz muy suave y calmada. El hombre inspiró y luego preguntó

– ¿Qué es veneno? – El sabio contestó: 

– Cualquier cosa que sea más de lo que necesitamos, es veneno. Puede ser poder, riqueza, hambre, ego, codicia, pereza, lujuria, ambición, odio o cualquier otra cosa.

– ¿Qué es el miedo?

– El miedo es la no aceptación de la incertidumbre. Si la aceptamos, la incertidumbre se convertirá en una aventura.

– ¿Qué es la envidia?

– La envidia es la no aceptación de lo bueno que hay en los demás. Si aceptáramos lo bueno que hay en los demás, entonces se convertiría en inspiración.

– ¿Qué es la ira?

– La ira es la no aceptación de las cosas que están fuera de nuestro control. Si las aceptamos, entonces se convertirá en tolerancia.

– ¿Qué es el odio?

– El odio es la no aceptación de otra persona por su forma de ser. Si aceptáramos a las personas de una forma incondicional, entonces se convertiría en amor.

– Por lo tanto, – murmuró el hombre pensativo – todo es cuestión de aceptación.

Aceptación. El protagonista llegó a la conclusión de que lo que se necesita para poder afrontar una situación que nos carga de emociones dañinas,  es la aceptación. Suena muy fácil. Solo tenemos que aceptar.

 Sin embargo, no es tan fácil. Porque la verdad es que no siempre es fácil lidiar con la incertidumbre. No es sencillo lidiar con lo que no está en nuestro control. Y definitivamente no es fácil aceptar al otro tal y como es, principalmente cuando el otro es parte de nuestro círculo más cercano. Y esto sucede proque siempre tenemos expectativas,  siempre esperamos algo más del otro, de las situaciones, incluso podríamos decir que siempre queremos que la realidad sea  tal y como la fantaseamos. 

Pero lo cierto es que las cosas nunca son como las pensamos. Y las personas no son como nosotros Esperamos que sean, y eso está bien. Entonces nos toca aceptar. Aceptar nos permite encontrar la forma de seguir adelante con esta realidad que nos toca vivir.  aceptar nos va a permitir tomar conciencia de cuáles son las cosas que podemos cambiar y cuáles son las cosas que excede nuestro control y nuestra capacidad de cambio,  así podremos enfocarnos en nuestras posibilidades y aceptar que lo demás es como es. Cuando somos racionales y podemos reflexionar evitamos enfocarnos en aquellos problemas cuya solución no depende de nosotros, evitando de esta forma cargarnos con el estrés que la no-aceptación nos provoca. Por lo tanto Si queremos que nuestra mente sea nuestra mejor aliada empecemos a entrenarla: con Serenidad para aceptar lo que no se puede cambiar; Valor para cambiar lo que sí se puede cambiar, y Sabiduría para reconocer la diferencia.






Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad