Carta de Qamar al-Zamán a Budur

Carta de Qamar al-Zamán a Budur
Spread the love

Carta de Qamar al-Zamán a Budur

Estas letras están extraídas del libro
 Las mil y una noches

Escribe aquel que está afligido por la dureza de la amada, cuya medicina está constituida por la fidelidad y la pena; aquel que desespera de la vida y está cierto de su próxima muerte; aquel que, teniendo el corazón afligido, no encuentra quien le preste auxilio, y cuyos ojos, insomnes, no encuentran quien los alivie en la noche de sus preocupaciones; pasa el día entre llamas, y la noche, en tormentos; su cuerpo ha llegado al límite de la extenuación, y a que no ha recibido ningún mensajero de su amada

Te he escrito mientras el corazón te recuerda apasionado, mientras los ojos derraman lágrimas de sangre. Con el cuerpo al que la tristeza y el deseo han revestido con una camisa de delgadez, dentro de la cual se desvanece.

Me lamento de la pasión, ya que ha hecho mella en mí y no sé cómo soportar mi suerte. 

A ti te incumbe el demostrarme generosidad, bondad y afecto, pues mi corazón está destrozado por el amor.

La cura del corazón reside en el encuentro de los amantes; Dios es el médico de aquel que es víctima de su amado. ¡No obtenga jamás lo que desea aquel de nosotros que traicione! Del enamorado fiel, a la amada cruel

 Del enamorado afligido, del apasionado perplejo, del que está intranquilo por el amor

y la pasión, del que es prisionero del afecto y del cariño, Qamar al-Zamán, hijo del rey Sahramán, a la perla única del tiempo, a la mejor y más hermosa de las huríes, la señora Budur, hija del rey al-Gay ur. Sabe que paso las noches insomne, y el día, perplejo; que adelgazo progresivamente, y la enfermedad, la pasión y el deseo me hacen suspirar y llorar; soy prisionero del amor, víctima del ardor y compañero de la enfermedad. Soy un insomne cuyos ojos siempre velan, un enamorado cuyas lágrimas nunca cesan. El fuego de mi corazón no se apaga, y la llama del deseo no se extingue.

Saludos, de los tesoros de gracia de mi señor, a aquella que posee mi alma y mi corazón. Dime alguna palabra; tal vez tenga piedad y se consuele mi corazón. Mi pasión por ti y el deseo me han llevado a despreciar el desprecio que encuentro.

Guarde Dios a unas gentes cuyas moradas están lejos de mí. He guardado su secreto en buen sitio. El tiempo ha sido generoso conmigo y me ha puesto en la pista de aquella a la que amo.

He visto a Budur en el lecho, a mi lado: mi luna resplandecía. ¿Quién ha tenido, en mi época, la suerte de aspirar el perfume? Pregunta a mi carta qué es lo que ha trazado mi pluma: lo escrito te informará de mi pasión y de mi pena.

La mano escribe mientras fluyen las lágrimas de los ojos. El deseo se queja de mi enfermedad en la carta. Mis lágrimas no paran de caer en el papel: si dejase de llorar, la escribiría con sangre.

¿Te ha gustado? Recibe las notificaciones directamente en tu email o en tu móvil:

Suscríbete a las Novedades del Blog

Recíbelas gratis en tu email

Y también en Facebook

 


Deja un comentario


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: