Carta de Amor: Me vuelves un niño…

Carta de Amor: Me vuelves un niño…

El amor tiene muchas formas, colores, matices, tiempos y expresiones. Nos ha tocado vivir en un tiempo donde todos hemos hecho historia con algo tan impactante como

una pandemia, donde el aislamiento social dejó en carne viva y a corazón abierto una necesidad tan grande como son los afectos, la necesidad de expresarlos, ya sea de forma física a través del contacto “face to face” como del diálogo, el compartir sentimientos, emociones etc.

Las formas de comunicarse cambiaron, las formas de relacionarse también. Con el nacimiento de Internet y de las redes sociales esto ya era un hecho fáctico pero ahora, las formas de expresion y relación tuvieron la oportunidad de llegar a rincones donde tal vez nunca antes había llegado, o quizás sí, pero no habían tomado el nivel de importancia que ahora tienen.

Cuando te ves imposibilitado de acceder a cosas simples y cotidianas de la vida que antes dabas por sentado que siempre estarían ahí, y que de pronto aquello que dabas por sentado se esfuma y te sientes frágil e indefenso, es cuando más intensa es la necesidad de expresar emociones, sentimientos, afectos.

Cartas de amor, recupera algo que con el tiempo se ha perdido. Los intercambios de sentimientos a través de cartas; el compartir emociones de formas que, talvez nunca antes hubieras soñado, quizas por vivir en un mundo de prisas, en un mundo de gratificaciones inmediatas, en un mundo donde no tienes tiempo para profundizar, para conocer, para reconocer al otro. La madre tierra nos dio esa oportunidad. Espero que sean fuente de inspiración y motivación para ti. Ten un detalle bonito con esa persona especial, dedícale unas líneas expersando tus sentimientos… quizás te sorprendas.


Carta de Amor: Me vuelves un niño…


Mi Chiquita:

A riesgo de caer en las cursilerías que suelen salir de mí, me atreví a escribir esta carta y expresarte mis pensamientos.  

Estos últimos días a tu lado han sido lo más hermoso que he vivido. Me has regalado sensaciones que jamás pensé que podría llegar a experimentar. Toda la experiencia que pensé que tenía desaparece cuando te tengo frente a mi. Me vuelves un niño que mira con asombro las maravillas que este mundo tiene para ofrecer. 

Escuchar tu risa, sentir tus caricias, saborear tus besos, percibir la tibieza de tu piel, son algunas de esas maravillas que no pensé que me fueran dadas alguna vez.

La forma en que se agita mi cuerpo, mi mente, mi alma y mi corazón, con tan solo anticipar tu llegada, es algo que me cuesta poner en palabras, pero ¿quién podría explicar una sensación, un sentimiento o una emoción? 

          A pesar de los efectos que provocas en mí, la paz que siento cuando estoy en tus brazos, no la he sentido antes. Me llenas de ti y eso me hace inmensamente feliz.

Al fin y al cabo, no sé si pude alcanzar mi objetivo de expresar lo que realmente hay en mis pensamientos. Las palabras no me alcanzan y lo que siento me desborda.

Tuyo



¿Te  ha gustado?  Recibe las notificaciones directamente en tu email o en tu móvil:

Suscríbete a las Novedades del Blog

Recíbelas gratis en tu email

 

Y también en Facebook

 


Deja un comentario


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: