A un viejo amor de Mario Benedetti

A un viejo amor de Mario Benedetti
Rate this post

A un viejo amor

de Mario Benedetti

No sé si fue en un día o en un segundo
que de pronto encontré semejante imagen,
parecerías vos misma, pero siglos
después, trajiste a cuestas tu lozano
averío, la fatiga de vivir
y el lastre de no ser más que un recuerdo.

El tierno y grácil cuerpo que ha quedado
no me dice lo mucho que te has perdido,
me muestra solamente lo que encuentro
ahora en tu mirada y en tus huesos.
El tiempo ha desgranado sucesivas
estrecheces, añejando movimientos,
y han quedado las huellas de estragos
en estas manos tuyas, en tu aliento.

Ya no eres todo aquel fulgor de antaño
que me hacías cosquillas en los sueños,
que me llegabas desde otros días
con tanta sed y con tanto deseo.
Un hálito lejano de obscuros años
(así se nota el siglo en los cabellos)
marca tu faz de adiós y despedida,
marca tu ser de cercanía y lejos.

Fragmento del poema “A un viejo amor”




Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad