7 claves para desarrollar la paciencia

7 claves para desarrollar la paciencia
Rate this post

Paciencia 

Quizás es una cuestión cultural o solo se trata de una costumbre argentina,  pero por lo general aquí estamos acostumbrados a hacer filas y esperar para todo. Hace poco fueron las elecciones, un balotaje, donde había sólo dos opciones, lo que hacía que el acto eleccionario fluyera de una manera más ágil.

Una de las consecuencias de este fluir agilizado era que al venir a votar no había fila, no había espera y estamos tan poco acostumbrados a no esperar que la gente manifestaba su sorpresa y su satisfacción. Todos parecían estar de buen humor, llegaban entraban votaban y se iban, sin esperas, sin demoras, y todos felices.

No obstante, esto no es lo común. No es a lo que los adultos estamos realmente acostumbrados. Ya sea para comprar, para inscribir a los niños en la escuela, para subir al colectivo, al tren, para atendernos en un centro de salud, para hacer trámites en cualquier institución, etc., siempre, e indefectiblemente, tenemos que esperar. Por eso “hay que llenarse de paciencia” es una de las frases que más se escuchan en estas situaciones.

7 claves para desarrollar la paciencia

La paciencia no nace, se hace

Pero lo cierto es que uno no nace con paciencia. El bebé no es paciente, ¿hay alguien más dictador que un bebé con hambre?.

El niño pequeño no es paciente, y a los padres nos cuesta lidiar adecuadamente con eso. En Introducción al Narcisismo, de 1914, Freud postula una frase emblemática “his majestic the baby”,  con la que Hace referencia al afán de los padres por cubrir las necesidades de sus hijos evitando que les falte algo que quizás a ellos pudo haberles faltado cuando eran pequeños.

Esta tendencia que hasta hoy se manifiesta también anula de alguna manera la capacidad del niño para cultivar la paciencia,  tener todo el alcance de la mano y una satisfacción casi inmediata proporcionada por sus padres así que desconozca la idea de esperar.

En ocasiones, encontramos que los requerimientos de los pequeños, y la urgencia que los caracteriza, son percibidos por los padres –y adultos en general– como caprichos.  Entonces vamos a comprar o vamos en un colectivo y escuchamos un niño llorar, ya sea porque está cansado del viaje, porque está cansado de esperar para comprar, y para los adultos alrededor suele volverse insoportable.

Los padres de los niños que lloran, a veces tampoco saben cómo manejar estas situaciones, y lo que pasa en realidad, es que con frecuencia, los niños no es que son caprichosos, sino que no han desarrollado, aún, la paciencia.

La escuela es el lugar por excelencia donde los niños suelen aprender a ser pacientes. El jardín de infantes, su primera salida del seno familiar al campo social, reviste una notable importancia a la hora de desarrollar esta habilidad. Tanto para entrar al aula, para obtener materiales para trabajar, para usar un juguete, para ir al baño,etc., el niño debe esperar su turno. En este encuentro con sus pares, aprende que no es el único y que el resto de compañeros piensa y siente como él.

7 claves para desarrollar la paciencia

Paciencia y empatía. Hacia la regulación emocional.

Por esto, además de la paciencia se trabaja también la empatía, dado que la paciencia no solamente regula la conducta del niño, sino que también ayuda a regular las emociones. Dentro de las aulas suelen trabajarse emociones y las formas de regularlas.

Mediante los juegos reglados, que comienzan a ser los favoritos de los niños; aunque aún son juegos bastante laxos, pero que cumplen, no obstante, la función de prepararlos para nuevos desafíos.

En esta nueva era de la tecnología en la que todo fluye de manera continua y veloz,  difícilmente los niños puedan aprender a esperar si no se los ayuda a desarrollar este tipo de capacidad. Su cercanía con las pantallas en un contexto de inmediatez casi absoluta  puede  hacer imposible la idea de esperar sin enojarse. Por eso es tan importante que los papás, los docentes y todos aquellos agentes que trabajen en contacto con niños, hagan uso de las herramientas disponibles para la adquisición del hábito de la paciencia. 

Incluso a los adultos nos cuesta, con frecuencia, esperar porque también estamos afectados por esta tendencia a la inmediatez, a la gratificación instantánea. Cuando somos nosotros los que ya tenemos problemas para regular nuestra paciencia sin desesperar, difícilmente podamos ayudar a que nuestros hijos puedan construir esperas saludables.

7 claves para desarrollar la paciencia

7 claves para desarrollar la paciencia

Entonces, vamos a dejar algunas recomendaciones para trabajar en casa a través de juegos y de crear hábitos que conduzcan a desarrollar la paciencia:

  •  Disminuir el acceso a las pantallas ( PC, tablet, celular, etcétera)
  • Jugar juegos de mesa que inviten a esperar el turno (acordes a la edad y típicos de la región en donde cada uno vive.
  • Incluso pueden jugar juegos de cartas que inviten al niño a esperar que juegue el otro, a pensar o a esperar que piense el otro.
  • En viajes largos o en lugares públicos se pueden inventar juegos propios de la familia, acorde a sus propias costumbres
  • También juegos como piedra papel o tijera o el Veo veo que conduzcan a regular la ansiedad del niño 
  • Permitir que el niño tome sus propias decisiones abre el espacio de pensar en la opción que va a elegir. Incluso la situación en la que se arrepienta de la elección que hizo,  es una buena herramienta para gestionar las emociones y la conducta.
  • El refuerzo positivo contribuye a desarrollar la paciencia de manera más satisfactoria. 

Finalmente, como siempre decimos, hay familias en las que todas estas cosas no  funcionan,  y de pronto nos sentimos en plena desesperación. En estos casos, lo mejor es consultar con un terapeuta que nos pueda ir guiando en nuestra situación particular,  para ayudar a nuestros niños a ser más pacientes, a gestionar mejor la manifestación de sus emociones, y a tener menos comportamientos disruptivos

Únete a otros 5.491 suscriptores

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descubre más desde Afectos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad