El lamento del pájaro Guajojó – Una leyenda de amor

El lamento del pájaro Guajojó – Una leyenda de amor
5/5 - (1 voto)

El lamento del pájaro Guajojó

 una leyenda de amor originaria de Bolivia

Cuenta una leyenda en Bolivia que hace mucho tiempo un jefe cacique y hechicero vivía con su hija en un poblado. Él deseaba que su única hija se casara con alguien importante, de su estirpe, pero, como en las cosas del corazón uno no manda, resultó que la joven se enamoró de un guerrero.

Conociendo a su padre y por miedo a sus reprimendas, al principio llevó su amor en secreto. La pareja escogía lugares lejanos para esconder su amor. Pero al final, por un descuido, el padre de la muchacha lo descubrió todo.

El hombre se enfadó tanto que decidió mandar al joven guerrero a una dura batalla con el deseo de que le dieran muerte y su hija pudiera así olvidarle y buscar otro compañero. Pero no contaba con que ese muchacho era el mejor guerrero y, para su sorpresa, el valiente joven regresó de la batalla sano y salvo.

– ¡Tendré que ocuparme yo mismo! – pensó el cacique. Y planeó la forma de acabar con él sin que nadie se enterara.

Así, entonces, el padre de la muchacha enamorada preparó una excursión al bosque con tres de sus mejores guerreros. Entre ellos, no por casualidad, estaba el amante de su hija. Pero la chica, al enterarse, sospechó que algo malo podía pasarle a su enamorado y siguió la comitiva sin ser vista. Cuando ya estaban en pleno bosque, la joven vio que el cacique ordenó al grupo que se dividiera, de tal forma que él se quedaría solo con el joven enamorado de su hija. Al quedarse solos, el hombre, sin dudar ni demorar un instante, sacó un cuchillo y asesinó al joven, sin imaginar, claro, que estaba en presencia de los horrorizados ojos de la chica, que desolada, volvió corriendo al poblado.

Cuando regresó su padre, le gritó muy enfadada y dolida que ya sabía lo que había hecho, que lo había visto todo y que todo el mundo lo sabría porque ella iba a contarlo. El padre, cayó presa del terror por lo que pudiera pasarle si todos se enteraban del asesinato del joven, un guerrero reconocido y muy querido por lo valiente que era. Y luego de pensar unos minutos, usó sus conocimientos en brujería para transformar a su hija en un pájaro que llamó Guajojó, (también se lo llama urutaú) esta es un ave muy fea de color grisáceo que se camufla muy bien con los troncos de los árboles. Ella, entristecida, abrió sus alas y se elevó hacia el cielo y se retiró a vivir en soledad.

Cuentan que desde entonces, en las noches más oscuras, se escucha el doloroso lamento del pájaro Guajojó, que recuerda el dolor de la muchacha ante la muerte de su enamorado. Quizás por esto entre los lugareños es considerada un ave de mal agüero

Únete a otros 5.491 suscriptores

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Benicio
Últimas entradas de Benicio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descubre más desde Afectos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad