Carta de una mujer desesperada

Carta de una mujer desesperada
Rate this post

Estimada Dra. Amor: 

Tengo un problema muy serio. 

Necesito poner control a mi mente y ahora mismo me veo incapacitada para hacerlo.

  Pienso en mi esposo a todas horas. Si estoy dormida le sueño, si estoy trabajando lo deseo, y cuando estoy con él solo quiero que me bese, me abrace, me mime, me haga el amor, entre otras cosas, claro. Pero en esencia, le pienso, y todo mi cuerpo al instante reacciona, me sube la temperatura, me falta el aliento. Necesito humedecer mis labios porque el recuerdo de sus huellas aún es reciente y su sabor me alienta… Y toda la sangre de mi cuerpo pareciera que solo tiene dos lugares de encuentro. 

Mi mente se acelera, se desboca, fantasea y lo desea.

  Si estoy trabajando, como hoy, en mi discurso (porque yo hablo mucho, vivo de eso) ocasionalmente salen palabras que compartimos y me sale la carcajada porque no puedo evitar recordar el diálogo y la escena que enmarcaron esa palabra, y mi mente inevitablemente ya está con él otra vez…

¿Qué puedo hacer?

Únete a nuestro canal en Telegram y no te pierdas nada

Dra. Amor
Últimas entradas de Dra. Amor (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Descubre más desde Afectos

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad